Sopa de zanahoria, apio y gengibre

Una sopa reconfortante y aromática, la combinación de zanahoria, apio y gengibre ofrece un sabor equilibrado y estimulante. Ideal para disfrutar en días frescos, ya sea caliente o fría, decorada con cebollino o una crema de soja. Una preparación sencilla que realza los sabores naturales de las verduras. Una opción saludable y deliciosa.

Sopas
1 hora
4 Porciones
Vegetariana

La combinación de zanahoria, apio y gengibre en esta sopa resulta en un sabor reconfortante y nutritivo.

Las verduras se cocinan lentamente hasta lograr una textura suave y cremosa.

Un toque de pimienta y azúcar realza el sabor, creando un plato perfecto para disfrutar en días frescos.

Ingredientes

750 gramos de Zanahoria

3 Ramas de apio

3 cucharillas de Gengibre rallado

2 Dientes de ajo

1 Cebolla

1 cucharilla de Azúcar mascabo

Crema de soja

1 litro de Agua

1 pizca de Aceite

Preparación

Paso 1 : Para preparar esta deliciosa sopa, es importante comenzar lavando bien las verduras y luego cortarlas en cuadritos.

Paso 2 : Después, se deben saltear las verduras a fuego fuerte durante unos minutos y agregar el agua previamente hervida, junto con el gengibre rallado.

Paso 3 : Es necesario hervir las verduras hasta que las zanahorias estén suficientemente blandas, luego se retira del fuego.

Paso 4 : Para finalizar, se sazona la sopa con sal, pimienta y se agrega un toque de azúcar.

Paso 5 : Una vez que la sopa haya entibiado, se debe licuar hasta obtener una consistencia suave y homogénea.

Paso 6 : Finalmente, se sirve la sopa caliente para disfrutarla en una tarde fresca.