Los arqueólogos han encontrado pruebas en una excavación en Jarmo, cerca del noreste de Iraq, de que los pistachos eran un alimento común ya en el año 6750 A.C. Luego, por razones desconocidas, estas nueces cayeron en el olvido hasta el año 2000 A.C, cuando el Cercano Oriente brotó en población y se redescubrieron e incluso se cultivaron alimentos menos comunes como los pistachos. Se dice que los jardines colgantes de Babilonia contenían árboles de pistacho durante el reinado del Rey Merodach-baladán alrededor del 700 A.C.

Junto con las almendras, los pistachos disfrutan de una rara mención en el Antiguo Testamento como las dos únicas nueces que se encuentran en la biblia. "Así que su padre, Jacobo, finalmente les dijo, 'Si tiene que ser así, hagan esto: pongan algunos de los mejores productos de la tierra en sus bolsas y llévenselos al hombre como regalo... un poco de bálsamo, un poco de miel, algunas especias y mirra, algunas nueces de pistacho y almendras.'" (Génesis 43:11)

En las colinas rocosas de Palestina y el Líbano, los árboles de pistacho crecían salvajes, sus preciados frutos se recogían y comían crudos o se llevaban a casa y se freían con sal y pimienta. No se desperdició mucho en la antigüedad. Incluso el aceite del pistacho se prensaba y se utilizaba para cocinar y para dar sabor a los postres.

Parte del atractivo del pistacho es el ritual de reunirse alrededor de un tazón de nueces y abrirlas para recuperar el tesoro de esmeralda que hay dentro. Los pistachos son un bocadillo ideal para servir a los invitados o para disfrutar como un bocadillo entre comidas.

¿Qué mejor final para una comida satisfactoria podría haber que un atractivo tazón de pistachos frescos? Así que invitando a uno a que extienda la mano, desplume una joya singular, y comience el alegre proceso de separar la cáscara, y finalmente probar la rica dulzura de la propia nuez.