Ahora bien, unas deliciosas fresas para las meriendas entre comidas podrán brindarle a tu cuerpo incluso más de lo que necesita, pero no es sólo eso, será un Mousse de fresas con queso fresco batido, destinado a brindar el más increíble sabor sin atentar contra el objetivo vegetariano que te has planteado y así mismo darte un rico postre sin salir de lo saludable. 

Inicialmente es importante destacar que la fresa es un agente rico en antioxidantes y minerales como el manganeso, magnesio y el potasio, además de contener vitamina C, B2, B3 y ácido fólico; ahora bien ¿Cómo es que esta poderosa fruta la incluiremos en un postre? Se inicia con un aproximado de 500 gr previamente lavadas y troceadas, posteriormente se colocan en el procesador de alimentos o en la licuadora hasta obtener una pasta de fresas, a esta pasta se le incorpora el queso fresco batido o también se puede optar por yogurt griego, una vez lograda una mezcla homogénea, se coloca en una olla, a lo que se le añaden láminas de agar-agar (opción vegana de la gelatina) o gelatina sin sabor según sea el gusto, una vez esto esté en punto de ebullición se apaga y se reparte en pequeños moldes o uno grande dejándose enfriar a temperatura ambiente, cuando esto se haya logrado se coloca en la nevera en un tiempo aproximado de 2 horas; luego a disfrutar del delicioso Mousse.

Lo más asombroso es que para una porción de 50gr el Mousse tan solo goza de 17 calorías lo cual es beneficioso, siendo un postre saludable que contribuye con la figura sin alterar la dieta balanceada que se desee llevar.