La mayoría de las personas en todo el mundo no siguen la recomendación de comer al menos cinco porciones de verduras y frutas al día, o limitar la carne roja y procesada a menos de 250 gramos  por persona de forma semanal. A sabiendas de que "Comer más frutas y verduras y reducir la carne roja y procesada reduce el riesgo de enfermedades cardíacas, derrames cerebrales, diabetes y algunos tipos de cáncer".

Por supuesto, tal evolución de nuestros regímenes requeriría cambios importantes en el sistema alimentario global. Hay informes que indican que para cumplir con las recomendaciones dietéticas mundiales, se espera que la producción y el consumo de vegetales y frutas se dupliquen en algunas regiones, como África y Asia meridional. El consumo de carne roja debe reducirse a la mitad en todo el mundo, o dos tercios en los países occidentales, Asia oriental y América Latina.

Es muy importante analizar las posibles formas en que el sistema alimentario puede responder a los desafíos ambientales y de salud , siendo vegetariano un  hábitos alimenticios por excelencia saludable y que contribuye  ambientalmente.

Con respecto a las emisiones de gases de efecto invernadero, recordemos que los productos ganaderos son los más perjudiciales para el medio ambiente. De hecho, la carne de res genera unas 20 veces más emisiones por gramo de proteína que las legumbres, los de aves de corral producen menos emisiones que la carne de res, pero aproximadamente tres veces más que las legumbres.

En un mundo más vegetariano, es probable que también se favorezca la diversidad de la vida en el planeta. De hecho, el ganado y el uso asociado de la tierra, ya sea para pastos directo, o para la producción de alimentos para animales, representan uno de los principales factores de pérdida de hábitat y amenaza a la biodiversidad. A esto se agrega el factor de demanda: si aumenta el consumo de productos herbales, las personas pueden ser más propensas a consumir una mayor variedad de productos orgánicos. 

Actualmente, alrededor del 95% de las calorías que comemos provienen de solo 30 variedades de plantas, aunque se han cultivado alrededor de 7,000 especies para consumo humano y el número total de plantas se estima en 400,000.

Los agricultores, ya sean ganaderos o de origen vegetal, son parte de la solución para una transición hacia dietas más saludables y sostenibles con tendencia a globalizar aún más ser vegetariano. Se ha observado durante muchos años, a través de la política agrícola común de la Unión Europea, que los agricultores son muy sensibles a los cambios en las regulaciones. Teniendo en cuenta los incentivos y los mecanismos de apoyo adecuados, creemos que podría ocurrir un cambio gradual hacia más dietas basadas en vegetales sin poner en riesgo a los agricultores. 

En este orden de ideas lo que se quieren es tener derecho a tener más acceso a alimentos orgánicos y de calidad para todos, y fomentar la protección de la biodiversidad, la cultura y el conocimiento, debemos abogar por una dieta equilibrada entre más  legumbres, verduras y frutos de todo tipo.

Desde un punto de vista nutricional, ser vegetariano es una opción para quienes deseen  compensar parcialmente una disminución en el consumo de carne, ya que gracias a las proteínas contenidas en la soya, que se puede consumir en muchas formas como por ejemplo: bebidas con sabor o alimento con sabor a carne, se puede obtener un valor proteico igual de importante.

De igual forma las proteínas también se pueden encontrar en varias legumbres como lentejas, garbanzos, frijoles secos, guisantes secos o frijoles blancos crudos. Los cereales también son ricos en proteínas. Alimentos como el arroz, centeno, maíz, avena o pan integral, pero también frutas secas o semillas oleaginosas como anacardos, avellanas, pistachos, nueces también pueden ser favorecidos o incluso las pecanas.